Vacaciones

Hace apenas unos días acabaron las vacaciones de Semana Santa. Las vacaciones, entre comillas, porque para una madre las vacaciones no existen y el término solo le lleva a recordar aquellos tiempos remotos donde el tiempo libre se malgastaba haciéndose el muerto en el sofá. Yes, a dream.

Bien, por eso, hoy voy a relataros las múltiples tareas que hace una madre en su malvivir diario.

Una madre madruga EVERY DAY sin ayuda del despertador. Porque tu pequeño no entiende de festivos ni días libres, es más, cada vez que al hilo de la conversación otra madre me dice que su hijo duerme toda la noche de un tirón hasta las 11 de la mañana, el mal se apodera de mí.

Bebe-Asiatica-Duerme-89903.gif

Así te despiertas con más sueño que con el que te habías acostado, pero tu pequeño que es tope inteligente, aprovecha la ocasión para decirte mamá y romperte el corazón a lo Titanic. Así que te dispones a prepararle el biberón a lo Bennie Hill, a cámara rápida, porque aún no parece comprender que te lleva un tiempo y te está montando pollo de niveles estratosféricos. Y eso no lo arregla ni Mary Poppins, my friends. Cuando lo termina en tiempo record, lo llevas a la bañera intentando que no muera en el cambiador mientras coge la crema para el culito y se la lleva a boca o te hace un tirabuzón invertido camino al suelo. Todo lo que huele a muerte, es un total like para él. Al fin lo bañas y lo lleva a su parque, pero ojo, te pone caras dramáticas, que si no te tocan la fibra, es que estás muerta por dentro, porque sabe que ahora a la mínima que se duerme lo has abandonado en cada de los abuelos, así que le pones la tele y con un paso de Michel Jackson sales del salón sin que se dé cuenta y aprovechas para ducharte y peinarte las tres pelusas que te dejó el embarazo y sus múltiples tirones de pelo.

code-06.gif

Te tomas uno de los 80 cafés que tomas al día (que a una madre le hacen una analítica y ya no tiene ni un L casei Immunitas, es toda cafeína y tres glóbulos blancos en huelga).

anigif_enhanced-19737-1400112478-17.gif

Si ese día has ido a la oficina y tu hijo te espera, casi te teletransportas hasta casa matando a todo el que encuentras en las escalerillas del metro, el tiempo con tu hijo es sagrado, y por una sonrisa, matas. Así de paso quemas otras 2000 calorías, sumadas a las de las comidas exprés que haces, porque los niños tienes un especial interés en tener sueño, llorar o hacerse sus necesidades justo cuando comes.

Y por fin llega la hora de dormir, le preparas el biberón, le pones el pijama como si estuvieras haciendo la coreografía del baile del pañuelo mientras él se intenta tirar de la cama y le pones el chupete con pegamento iMedio. Apagas la luz y combinas todas las nanas que puedes. A las tres de la mañana se despierta, luego a las 4 y de nuevo a las 5, le pones el chupete, le das 50 vueltas por el pasillo para quemar las pocas calorías que no habías agotado y se duerme hasta las 7:00 donde todo vuelve a empezar con el MA-MA-MÁ  BREAK YOUR HEART.

tumblr_mfro00eRf61r1mtsdo1_500.gif

Totally: estas son todas las vacaciones que ve una madre.

Besis

El transporte público y las madres

Toda la vida he sido consumidora de transporte público, y no de cualquier transporte público, ojo. Cuando cada mañana cogía el autobús sabía que podían pasar cosas como que se cayera un cristal de la ventanilla, se quemara una puerta o que me quedara tirada en medio de la nada. Que cuando usas el transporte público y luego ves a los muchachos de Destino final te da hasta la risa.

Las que lo usáis lo sabéis, pues bien, todo esto se complica cuando eres madre, como todo in this life. Aquí os dejo mi humilde experiencia:

Si vas con tu carro te encuentras con muchos problemas. Se supone que el metro es tope de accesible, pero no, solo 4 paradas que no pilla ni Peter Pan tienen ascensor. El resto y las más comunes tienen escaleras y escaleras mecánicas en algunos tramos que parecen funcionar solo los 29 de febrero.

5D9

Bien, ante la fabulosa idea de no poner ascensores, por esto de la economía mundial, los de seguridad y ventanillas no te ayudan con tu carrito porque no les está permitido. Que tú intentas explicar cómo vas a subir tres pares de escaleras desde lo más profundo del infierno sin escaleras o ascensor, pero parece ser que es un concepto estratosférico.

bitch-please026

Aquí se te hincha la vena y pillas a tu hijo bajo el brazo, te quedas tetrapléjica perdida y decides depositar tu esperanza en el autobús. Y ahí estás tú 15 minutos hasta que aparece uno pero, ojo my friends, no os dejan subir porque solo puede subir un carrito por autobús. Y lo dejas pasar mientras envejeces diez años de golpe. Hasta que 15 minutos más tarde viene otro y por fin puedes subir intentando no llevarte por delante a la gente en un pasillo de dimensiones absurdas. Resoplas hasta que alguien dice “si van con un niño que madruguen más y cojan autobuses con menos gente” y a ti te va hinchando la vena nivel 5.

Obk9Y

Si en cambio  usas la mochila, tu máxima aspiración es coger un sitio. Entras en un vagón más saturado que un camión de Bangladesh y siempre hay alguna persona que después de haberte hecho un reconocimiento exhaustivo durante 40 minutos te dice “ay perdona, no te había visto”. Es muy difícil ver a una persona con un bulto de 8 kilos, lo sé.  Mientras el señor de al lado se esparranca, y aunque le echas miradas destroyer porque tú vas comprimida y sin aire, él que padece el síndrome de Mariquita Pérez, se niega a encogerse por si se rompe.

DDD

Al fin te sientas durante 2 estaciones hasta que aparece una abuela tipo yaya china de esas arrugadas que te tocan la patata y, como es lógico, te levantas, porque “nadie la había visto”. Totally que mientras te pones de pie viene alguien y os roba el sitio a las dos y se te queda una cara de infanta Elena que no puedes con ella. Y a todo esto, mientras, tu hijo te monta un pollo y tienes que improvisar algo de Gallina pintadita públicamente, que yo no sé quién inventó esos vídeos, pero están haciendo daño del malo.

Así que después de todo esto solo os digo una cosa, with all my heart: iremos un ratito a pie y otro caminando.

Se busca madre

 

Esta es la nueva campaña de Malas madres en favor de la conciliación laboral. Para más info: http://clubdemalasmadres.com/norenuncio/

FIRMA AQUÍ: https://www.change.org/norenuncio

No estamos dispuestas a aceptar una sociedad en la que:

  • Se penaliza a las madres en el mercado de trabajo: siempre que haya personas con plena disponibilidad laboral y otras que no, se premiará antes a las primeras. Así, según la OIT las mujeres madres cobran un 17% menos que los hombres y un 5% menos que las no madres. Además en la encuesta #concilia13f se afirma que 5 de cada 10 mujeres trabajando por cuenta ajena han vivido malas experiencias provocadas por su maternidad.
  • Existen desigualdades de género y diferentes usos del tiempo: la mujer ejerce la doble jornada puesto que es ella la que asume la responsabilidad del cuidado en mayor medida. La menor presencia del hombre en la segunda jornada (la no remunerada) imposibilita la corresponsabilidad.
  • Son frecuentes los problemas de salud derivados de la mala gestión del tiempo. La falta de tiempo libre provoca que pongamos en riesgo nuestra calidad de vida. La depresión afecta al 4-5% de la población y se debe a factores como el estrés.
  • Hay una fuga de talento femenino preocupante. La mujer se ve obligada a renunciardebido a la incompatibilidad de las normas que rigen el mercado de trabajo con las normas rígidas del trabajo doméstico-familiar. Según nuestro proyecto de #concilia13f, el 41% de las mujeres que no trabajan lo hacen por dedicarse al cuidado de los hijos/as.

Todos cambiamos un poquito, anímate y ¡FIRMA!

La culpa es de la lluvia

Está lloviendo. Y mucho. Y eso me ha llevado a una gran reflexión: La lluvia ha sido la gran causante de nuestros males como mujeres trabajadoras porque una cosa os diré, que no se entere nadie, pero la conciliación no existe, son los padres.

 gif5
Y de donde viene todo, de la lluvia. Que se lo digan a Noé. Todo se remonta a la época victoriana. Yo me imagino a mujeres como Jane Austen encerradas en una casa pasando más frío que once viejas, escuchando a Chopin durante 5 horas sin poder salir a la calle por la lluvia. Durante días, porque no solo era el día del aguacero, no, no. ¿Quién iba a salir a pasear por las calles de Bath con unas alpargatas de terciopelo que se te llenan de barro a la mínima que te descuidas? Hay que entender a estas pobres mujeres todo el día escribiendo cartas a las amigas para ver si ya se habían casado, respirando los ácaros y la humedad…y luego venía la tisis, y de la tisis…

 tumblr_mkp5xtvGhp1rt615no1_400
Normal, fue una cuestión de supervivencia,  trabajar para poder respirar aire puro. Y es una explicación bien lógica, a ver sino porque eso no se le ocurrió a una española, que lo mismo se iba al mercado que a tomar el sol tan ricamente con sus hijos, porque el tiempo en Sevilla es una maravilla.

En fin, eso unido a la revolución industrial con un puñao de empresarios dispuestos a chupar almas pues acabó en las joranadas de 40 horas mal pagadas de hoy en día.

 tumblr_ltxwij69G11qbv9tqo1_500
Fue una mala idea, pero no fue culpa de estas pobres mujeres que pasaron de respirar humedad a respirar polvillo de fábrica… Bueno ellas no… Porque seguro que la que planteó la idea de que la mujer trabajara fue la típica bocazas de todo equipo de trabajo que habla porque sabe que ella no va a pringar y va a quedar como una reina. Estás mujeres se iban a la universidad a estudiar un poco mientras las demás se desplazaban decenas de kilómetros para trabajar. Que para las priviligiadas es como vivir en Móstoles y trabajar en Pozuelo, YES, A SHIT.

En fin, las nórdicas han intendado reparar su error con eso de que los pelos molan y que no hace falta depilarse o con lo de bajas de maternidad de tres años, son buena gente y no fue con mala intención.

Por eso cuando llueve me agobio, no solo por ver si cambiará en algo la historia, si no porque cuando veo a una vieja con un paraguas, tiemblo más que si le pidiera a Eduardo Manos Tijeras que me pusiera unas lentillas.

tumblr_n2lt8h5EdZ1qmp5efo1_500

Besis

TMI (too much information)

Queridas amigas, hoy os traigo un post calentito. Como soy muy maja y os aprecio he decidido preveniros sobre un aspecto very important de la maternidad que muchos pasan por alto: las preguntas. Vais a recibir muchas, de muy distinto tipo, pero hay algunas a las que te dan ganas de responder, pero CONLAMANOABIERTA (yo no he dicho esto, es solo mi subsconsciente).

1. De los creadores de “tú eres rubia o te tiñes”, “estás más rellenita, no?” “¿No tienes novio? (Cuando vas a una boda sola)” os presento la primera y gran pregunta: ¿fue planificado?

Really? Es necesario que te responda?

nop.gif

2. Y con quién vives, con tu marido, tu novio…

¿Holi? ¿A qué temporada de Cuentamé me he teletransportado? Después de dejar de imaginarme a lo Letra escarlata te dan ganas de enseñar tu DNI y darle un algodoncito con tu saliva, por si necesita más información.

aja-cuentame-mas-hombre.gif

3. ¿Y cómo se va a llamar? Siempre habrá gente topeguay a la que le guste tu nombre, pero otras continuan y te dicen ¿hay alguien en tu familia que se llame así? Que para las más inocentes significa: no te ha quedado más narices que ponerle ese nombre por tradición familiar.

En mi caso cuando dije que se iba a llamar Darío hubo gente tan políticamente correcta que me dijo: “No es un poco así, como… ¿viejuno…?”

-Excuse me? Sí, Darío, como el poeta, Rubén Darío.

-Hay una parada de metro así, ¿no?

Qué agudeza. Lo petas, A LOT OF.

tumblr_n3ggg12vPS1smcbm7o1_250

4. ¿Es niño o niña? Durante el embarazo la gente intenta adivinar de forma proporcional a tus ojeras y tu cara de orto el sexo del bebé. Esta pregunta es normal, sí… hasta que ya el niño ha cumplido cuatro meses y sigues respondiendo a la misma pregunta incluso cuando lo vistes de azul o marrón (a ver si lo pillan).

El mejor argumento que he recibido a esta absurda y evidente pregunta ha sido: “es que tiene mucho pelo”.  Y tú te has quedado calvo pensando… (PARECE SER, que los niños que tienen mucho pelo parecen niñas…).

tumblr_maxf6kRvao1rfikm6o1_500.gif

5. ¿Lo vas a llevar a la guardería? ¿Vas a utilizar algún método educativo?

Pues mira… En principio me conformo con que llegue sano y salvo a los 2 años, luego ya le meteré caña con los libros y las clases de arte.

Nota: haz un test de a quién estás respondiendo, hay mucha fanática de la guardería “para que se independice rápido y si eso que me haga la cama” y de “dejarlo en casa forever and ever”. Y a veces dan miedito… LO SÉ!

Besis

Semana a semana

Hace poco estaba viendo un vídeo en YouTube y una mamá decía que una de las cosas que más le había ayudado en su embarazo era ver las experiencias de otras madres. Sin duda es cierto. En mi caso, mi centro de salud estaba colapsado, estaba de 33 semanas y aún no había comenzado las clases de preparación al parto y uno de mis miedos era que llegara la fecha sin saber que hacer, o que incluso se adelantara (ojalá porque nació en la semana 41+1).

1809b4b40fa7f3106d39900832d5ee92

Foto vía Pinterest

Hoy quiero dejaros algunos vídeos que quizá ya conozcáis, por si pueden ayudar a alguna mamá. Es evidente que no son una ciencia exacta, pero sí que nos ayudan a sentirnos acompañadas:

  • Verdeliss: muy conocida por se la mamá de 4 niños y próximamente de 6. Es muy útil, comparte su vida como familia numerosa y lecturas de su formación como doula. Es cierto que me parece que se ha formado un boom excesivo con su persona, pero en sí me parece una familia muy agradable.
  • Clarisse Canal: es un canal que como su creadora define, es la vida de unos padres jóvenes.
  • Rocío Pío Canal: trata su experiencia de la infertilidad y hace vlogs de su día a día, me parece una persona muy muy cercana y natural.
  • La aventura de Laura: mamá en el extranjero, trata temas de maternidad y otros no tan frecuentes como abortos, etc.
  • Mamás y bebés: es una chica peruana que vive en EE. UU., me parecen vídeos muy agradables de ver.
  • Sara Bruno: no tiene muchos vídeos de maternidad, pero sí trata el parto y otros asuntos.
  • Nanny Moon: la descubría a posteriori, pero nunca viene mal ver sus vídeos. Fue mi primera seguidora en el blog. Tiene conocimientos de educación y lo que más me gustó es que es joven y es otra apasionada del crochet (como aquí la menda). Aquí

Sobre el parto:

Nonamuanet (parto prematuro). Enlace a Nonamua

Porporaporpita (inducido). Enlace a Porporaporpita

Isasaweis (parto sin epidural). Enlace Isasaweis

Estas son algunas opciones, sin embargo, quiero compartir una reflexión con vosotras. Mamá Calabaza no nació para dar ideas sobre lactancia o purés, cosa que haré con mucho gusto. Creo que a día de hoy es fácil encontrar vídeos explicativos o libros. Como digo, la experiencia de otras mamás ayuda y es útil conocer otras vivencias o trucos, pero creo que cuando me convertí en madre descubrí que de una forma u otra en nuestro instinto está el salir adelante aunque quizá nos falte práctica a la hora de bañar al bebé o no sepamos de todo. Durante el embarazo nos preocupamos de las ecografías, revisiones, qué comprar a nuestro bebé, del parto, de si lo haremos bien y es cuando el niño nace cuando tomas consciencia del verdadero cambio que experimentas y te das cuenta de que ser madre es hacer lo que puedas y como buenamente puedas (suena mal, lo sé) porque no ocurre como en los anuncios y a veces las cosas no son como creíamos o habíamos planeado.

Mi hijo hoy cumple 9 meses y es lo mejor de mi vida, pero acudiendo a los grupos postparto conocí a muchas mujeres y muchas lloraban allí porque era su momento de escape, su momento entre madres o amigas y es que como mujeres sufrimos una “mamimorfosis” y nadie cuenta los cambios en la pareja como el caso de Laura, los papás que no ayudan como le pasa a Ana, los cambios emocionales para las madres mayores como Sofía, para las madres jóvenes, los millones de madres que dejan su carrera profesional como Eva, las que estamos en paro y buscamos trabajo día a día, seguimos estudiando para buscar salidas y cuidamos a nuestros niños, o esas madres que tienen que ir a entrevistas y que no pueden pagar guarderías, las mamás que tienen enfermedades como Belén y son madres solteras, las que trabajan a turnos y apenas ven a sus hijos como Raquel, etc.

Por eso quise crear un blog para reírnos juntas y disfrutar de nuestra etapa, porque ser mamá no es solo dar el pecho o colechar, la maternidad dura para siempre y sobre todas las cosas siempre debe ser una fiesta, nuestra fiesta.

La limpieza y las madres

Antes de que empezara este vietnam de la maternidad, me gustaba tener la casa impecable. (Se entiende que nunca al nivel de la madre de una, que ya es caso in extremis y trabaja más que un taller chino ilegal). Si yo ya me consideraba un poco loca del asunto, no quiero decir nada cuando me enteré de mi futura maternidad y me dio el síndrome del nido: la palabra virus se dibuja a en mi mente, la idea de la toxoplasmosis empezó a atormentarme y con ello vinieron los zafarranchos de limpieza.

monica-friends-1

Así que entre ir al Ikea, supervisar Zara Home y sacar brillo a mi reluciente casa se me iban pasando los meses hasta que nació nuestra Pipa. Sus primeras semanas fueron una locura: cada vez que se caía el chupete lo esterilizábamos, lavábamos su ropa por separado, lavé todo a conciencia antes de ponérselo, utilizaba gel para manos desinfectantes y procuraba no llevarlo a ningún sitio muy aglomerado o montarlo en el transporte público: YES, MADNESS TOTAL. Yo no sé como al padre de la criatura no le dieron un premio nobel a la paciencia (hasta que le contagie mi locura, MUAHAHAHAHA).

crazy

Sí, estaba fatal, hasta que el cansancio se apoderó de mí, como el mal de Dark Vader y poco a poco me fui volviendo un ser práctico y normal. Dejé de esterilizar todo a cada instante, fui montando al niño en el autobús (si ya con eso no estás inmunizado, busca ayuda profesional) y dejando el Sanitol y la la lejía.

tumblr_mpzes7obue1sadtdbo1_500

Así que tranquilidad, nos pasa a todas, y si alguien os mira mal, recodad: no soy yo, son mis hormonas.

Besis

Lactancia materna (lo que nadie te cuenta)

Hoy he querido dedicar un post a un tema fundamental cuando eres madre: la lactancia. Creo que cada experiencia que he leído me ha ayudado y por eso, si puedo ayudar a otras mamás, me sentiré muy reconfortada.

Desde que me quedé embarazada siempre tuve claro que quería dar el pecho, por eso procuré informarme acerca del tema todo lo que pude y asistí a las clases de preparación al parto. Cuál fue mi sorpresa, que una de las clases más importantes se resolvió poniendo un vídeo de los años 80. Ojalá alguien me hubiera explicado verdaderamente lo que era la lactancia.

Cuando nació el niño, me dieron al bebé y me dijeron que lo pusiera al pecho. Era la una de la madrugada, la matrona se fue y nadie me explicó como hacerlo. Después de un día entero de parto, no sabía bien qué hacer. Al día siguiente tenía hematomas y me sentía mal porque más que un placer era la hora de la tortura.

Pedí ayuda a las matronas y unas decían: la lactancia duele y se quedaban tan anchas. Otras que lo pusiera mucho al pecho, otras que lo diera en la cama y otras que sentada (tumbadas era algo poco común).

Así me fuí a mi casa sin tener leche y el niño llorando. Al fin tuve leche con la presión que supone que cada visita que recibes te de un consejo diferente y te diga que lo haces mal o le des un biberón.

En mas tomas el niño se dormía, no comía y a los cuarenta minutos volviamos a empezar. Así hasta llegar al tercer mes en el que la pediatra vio que del segundo al tercer mes no había engordado nada y empezamos a suplementar. ¿Por qué pasó esto? Mi médico me bajó mi dosis de yodo teniendo hipotiroidismo porque desconocía que en el postparto a veces se da un efecto rebote y se produce una sobreproducción de yodo de forma temporal. Es decir, si a una persona le reducen su dosis de yodo, su sistema hormonal se descontrola y afecta al resto del cuerpo.

Así empezó el fin de la lactancia. Un error médico por falta de profesionalidad (es más, se recomienda seguir tomando suplementos alimenticios en la lactancia) me hizo empezar a sentirme cansada y mareada, el niño bajó a percentil 5 y lloraba de hambre. Empezamos a suplementar y pasó lo inevitable: el biberón era más cómodo. La presión social de “el niño pasaba hambre”, “ya tiene 4 meses”, “si encuentras trabajo no le vas a poder dar el pecho”, “los niños que toman leche materna durante muchos meses no quieren comer puré” y “tu leche no alimenta” empezó a hacer mella.

Cada vez tenía menos leche por falta de succión y tenía que pasarme el día entero pegada al sacaleches para que tomara leche materna en biberón. Hasta que a los cuatro meses y medio lo dejé. Durante semanas me acompañó la presión de los probiberón y los prolactancia y yo acabé con la frustración de no haber conseguido lo que yo deseaba, de haber perdido un vínculo tan bonito como es este y con un sentimiento de culpa horroroso.

Recomendación: informate, sigue tu instinto, hazlo a tu manera, busca apoyo en casa o amigos y, sobre todo, cree en ti misma.

Lo que Instagram esconde

Qué malito es el ocio, qué malito. ¿Ocio? ¿Siendo madre? Sí, el azúcar de la navidad se me sube a la cabeza. Me explico, los viajes en metro los tengo aprovechar en algo y eso es viendo Instagram y Pinterest. Así, enlazando perfiles y tableros, tiro porque me toca y llego a mi trayecto. El problema es lo que veo. Porque claro, cuando solo veo casas de estilo nórdico que parecen sacadas del catálogo de Ikea, niños de revista, impolutos, sin una mancha, siempre sonrientes, siempre jugando con juguetes educativos, que leen y hacen manualidades con sus mamás y de paso meriendan cupcakes, una empieza a percibir que algo está pasando.

En mi casa, por mucho que limpie hay desorden, el niño se mancha de papilla y prefiere jugar con el tapón del biberón antes que con cualquier juguete que le compre en la mejor tienda de Madrid. ¿Son todos los niños como los de las mamás bloggers?

Como explicaba Lucía Be en su blog, a todas nos gustan los días bonitos, las buenas fotos y ser felices, pero no siempre los perfiles se corresponden con la realidad, todas usamos jerséis viejos para estar casa y no siempre llevamos una manicura impecable. Me encanta tomar ideas de las redes sociales, toda embarazada se ha hecho una foto mensual a la barriga o hacemos fotos a nuestros bebés mes a mes durante un año. Son ideas preciosas, peor OH MY GOD cuando parece que si no hacemos una fiesta de cumpleaños temática a nuestros hijos o no preparamos una habitación perfecta a nuestro bebé somos peores madres. Es más, a veces siento que muchas mamás pierden más tiempo preparando ambientes perfectos que disfrutando cada minuto. Tomemos las cosas en su justa medida y a nuestro nivel entendiendo la finalidad de nuestros actos.

likeB

Besis

Contenta me tienes tú (nunca mejor dicho)

Soy una adicta a Pinterest, lo reconozco. Y si me gusta es por la sencilla razón de que hay cosas preciosas con fotografías alucinantes. Y lo que digo de Pinterest me sirve para Instagram. Por eso en cuanto tengo cinco minutos y estoy en el metro no dudo en investigar nuevos perfiles que me deleiten los ojos.

Esto es lo que me ha pasado con las cosas que Naira, una futura mamá que hace productos de forma totalmente artesanal. Aunque ahora mismo su tienda está cerrada por la próxima llegada del bebé (o como ella dice #aceitunitoiscoming), está empezando un blog muy prometedor que merece la pena visitar.

Por ejemplo, si estás buscando decoración para la habitación de tu bebé, a mí, la habitación de su un niño me ha dado muy buenas ideas para mi Pipa (y falta me hacia) que ya tiene ocho meses y yo seguía sin decidirme del todo. Por eso  animo a otras mamás a pasarse por su web, os vais a poner contentas, no, lo siguiente entre tantas cosas bonitas. Espero que os guste.

DSC_0757PDSC_0776PDSC_0748P

Os dejos su web, el IG y su blog:

Web de Contenta me tienes tú

Blog e Instagram